8/22/2010

La Vía Láctea del Sur y la Luna sobre el Observatorio de La Silla

La información en el universo holográfico Bekenstein, Jacob D.



Los resultados teóricos relativos a la entropía de los agujeros negros llevan a concluir que el universo podría ser un inmenso holograma.


Si preguntamos de qué se compone el mundo físico, se nos responderá que de "materia y energía". Pero quien sepa algo de ingeniería, biología y física nos citará también la información como elemento no menos importante. El robot de una fábrica de automóviles es de metal y plástico, pero no hará nada útil sin abundantes instrucciones que le digan qué pieza ha de soldar a otra. Un ribosoma de una célula se construye con aminoácidos y alimenta con la energía generada por la conversión del ATP en ADP, pero no podría sintetizar proteínas sin la información suministrada por el ADN del núcleo celular. Un siglo de investigaciones nos ha enseñado que la información desempeña una función esencial en los sistemas y procesos físicos. Hoy, una línea de pensamiento iniciada por John A. Wheeler, de la Universidad de Princeton, considera que el mundo físico está hecho de información; la energía y la materia serían accesorias.


Este punto de vista invita a reconsiderar cuestiones fundamentales. La capacidad de almacenamiento de la información de los discos duros y demás dispositivos de memoria ha ido creciendo a toda velocidad. ¿Cuándo se parará este progreso? ¿Cuál es la capacidad de información última de un dispositivo que pese, digamos, menos de un gramo y ocupe un centímetro cúbico (ése viene a ser el tamaño del chip de un ordenador)? ¿Cuánta información se necesita para describir todo un universo? ¿Podría tal descripción caber en la memoria de un ordenador? ¿Podríamos, tal como escribió William Blake, "ver el mundo en un grano de arena", o esas palabras sólo han de tomarse como una licencia poética?


Átomos del espacio y del tiempo Smolin, Lee


Percibimos el espacio y el tiempo como si fueran continuos, pero si la teoría de la gravedad cuántica de bucles fuera correcta, estarían formados por elementos discretos.


Apenas si ha pasado un siglo desde los días en que casi nadie, científico o profano, negara la continuidad de la materia. Si bien se había venido conjeturando desde la Antigüedad que, partiendo y partiendo, se llegaría a unos componentes indivisibles y minúsculos, pocos pensaban que alguna vez se demostraría su existencia. Hoy hemos tomado imágenes de átomos sueltos y estudiado las partículas que los forman. La granularidad de la materia se da por consabida.


En los últimos tiempos, físicos y matemáticos se han preguntado si el espacio no estará también formado por piezas. ¿Es continuo, tal y como aprendimos en la escuela, o recuerda más bien a una tela, que se teje con fibras sueltas? Si pudiéramos analizar el espacio a escalas suficientemente pequeñas, ¿veríamos "átomos" de espacio, irreducibles pedazos de volumen que no se podrían descomponer en nada menor? ¿Y el tiempo? ¿Cambia continuamente la naturaleza, o discurre mediante series de muy pequeños pasos, como los ordenadores?



La Vía Láctea se eleva majestuosa sobre los Andes de Chile en la región de Atacama San Pedro de Atacama

No hay comentarios.: