2/14/2009

ASTRONOMIA MAPUCHE


Astronomía Mapuche : Guñelve

Para los mapuches Venus era y es Guñelve, la blanca estrella solitaria de ocho puntas, y en el kultrún aparece dibujada en lados opuestos, para explicar su presencia tanto como "estrella de la mañana" y como "estrella de la tarde". Al igual que los mayas, los mapuches conocían tan bien el desplazamiento de Venus en el firmamento, hasta el punto de calcular con bastante exactitud su "período sinódico" el cual se completa en cerca de 583 días. Solían dibujarlo como una estrella de ocho puntas y su símil terrestre era y es la blanca flor del foye (canelo).

Astronomía Mapuche : Su Cosmovisión

“En la tierra no había nada, ni agua ni flores. En el aire vivía un Espíritu Poderoso y otros poderes secundarios. Algunos de ellos se rebelaron y el Espíritu Poderoso los convirtió en piedra y les puso el pie encima, formando las montañas.

Los espíritus que habían quedado vivos y mostraban arrepentimiento salían de las rocas convertidos en llamas y humos de volcán. Los más arrepentidos se elevaron hacia el cielo convirtiéndose en estrellas. Su llanto de arrepentimiento es el origen de la lluvia. El Espíritu Poderoso halló triste a la tierra y transformó en hombre a un espíritu hijo suyo, el cual al caer quedó sin sentido;

La madre del joven se llenó de pena y para mirarle abrió en el cielo esa ventanilla por donde se asoma su cara pálida, que los hombres llaman actualmente Luna. El Espíritu Poderoso tomó una estrella y convirtiéndola en mujer le ordenó que fuera a acompañar a su hijo. Ella tenía que caminar por la tierra, que la lastimaba, pero ordenó que a su paso crecieran la hierba y las flores, las que al ser tocadas por ella se convertían en aves y mariposas, y la hierba en selvas. El Espíritu Poderoso los miraba por una ventanilla del cielo que hoy llamamos Sol.”


Astronomía Mapuche : Cherufe

En la época en que vivió el astrónomo danés Tycho Brahe, en Europa se creía todavía que la aparición de un cometa brillante en el firmamento no era más que una fumarola volcánica colgando dentro de la atmósfera de la Tierra. Curiosamente, los mapuches dentro de sus historias ancestrales, nos cuentan que la deidad mitológica Cherufe habitaría en el interior de los volcanes, y sería uno de los seres causantes de las erupciones volcánicas y los terremotos.
Sin embargo, resulta aún más interesante su conexión con la aparición de estrellas fugaces y cometas, ya que, se le culpaba directamente de ser el causante de un meteoro y su posterior conversión a meteorito (lo que ocurría sólo en algunas ocasiones). E incluso a veces era tal el poder de Cherufe que este podía lanzar gigantescas bolas de fuego acompañadas con una larga cola (cometas), cuya aparición en el firmamento causaba preocupación en el pueblo mapuche. Las piedras volcánicas y los aerolitos lanzados por Cherufe tendrían poderes mágicos los cuales podían ser usados por las Machis.

Astronomía Mapuche

El pueblo mapuche apareció en la zona centro - sur de Chile hace unos 12.550 años. Al igual que todas las culturas ancestrales, el mapuche ha vivido y vive respetando los ciclos de la naturaleza y el Universo. Ellos en sus historias de otros tiempos, narran como fueron los comienzos del Universo: todo parte con una gran explosión o Trufken Ruka, que en español significa: "el estallido de la casa de arriba".
Originalmente, el Universo tenía el aspecto de las cenizas dejadas por las brasas del carbón ardiente y de ahí aparecieron las primeras galaxias. Ellos llaman a la Vía Láctea Wenuleufu que en español quiere decir: "el río de arriba". Al cúmulo de estrellas abierto de las Pléyades le llaman Gulpoñi, cuyo nombre significa: "montón de papas". Antu le llamaron al Sol y Killen a la Luna, que era y es la manifestación femenina del Universo más importante para el mapuche. Estos son sólo algunos ejemplos que confirman que el mapuche además de ser hombres de la tierra, también son hombres del universo.

Para la cultura mapuche la ciencia es entendida como un todo armónico, el universo se ve como un gran ser vivo que regula su propio ser y que utiliza las energías para auto regenerarse y manifestarse reproduciéndose en cualquiera de sus dimensiones ya sea en este mundo material o NAG MAPU o en el mundo intangible o metafísico el WENU MAPU, lugar donde van los que fueron CHE o gente después de su paso por el ciclo de la vida terrenal.

El KIMUN o saber ancestral nos entrega algunos elementos que nos corroboran la visión de ciencia de la cultura mapuche, es así como el axioma que dice KOM KIÑE MEU MUTEN DEUMALEY PU ANTU, PU PULLU, KA PU WANGLEN, PU CHE, PU MAPU, que al traducirlo nos dice que todo esta hecho de lo mismo, el sol, el espíritu, las estrellas, la gente, la tierra corresponde a la verdad de todo lo que existe esta conectado con todo lo demás, diferenciándose de la visión de ciencia que tiene el occidental quienes fragmentan, dividen o comparten la realidad lo que les impide comprender la complejidad y la simplicidad del universo que nos rodea.
La ciencia mapuche nos dice que arriba y abajo existe lo mismo y todo esta compuesto de partículas de energía llamadas NEWEN o fuerza cósmica la cual encontramos simbolizadas en relatos que hablan del origen del ser mapuche y del universo (WANGLEN, TRENG TREG Y KAY KAY, WIRA KA LEUFU y otros) todos ellos nos aportan un conocimiento para descifrar lo que conforma el cosmos y como los sabios mapuches los interpretaron.
A continuación un aspecto resumido de la ciencia mapuche a la cual hemos denominado astros mapuches o astronomía desde lo mapuche.

ANTU, el sol generador de la vida y fuente de energía, es un newen controlador de la naturaleza y concebido por los antiguos sabios como el padre originario ancestral, hacia el se dirigían los ritos que tenía por finalidad restablecer el equilibrio en el NAG MAPU, no se le veneraba como un dios si no que como una fuente infinita de energía que permite la sobre vivencia terrenal.

KUYEN, la luna, considerada madre controladora del espíritu de las aguas y de lo femenino, protectora de los sueños y testigo de la lucha que el mapuche tiene permanentemente con las fuerzas del mal atribuidas a los WESA NEGEN o fuerzas negativas a las cuales por su debilidad les ésta permitido actuar solamente en el mundo material o tangible.

KUYEN tiene una estrecha relación con la mujer mapuche por que controla el ciclo de fertilidad de ésta (KIYENTUN) lo cual era simbolizado con un rito.
WANGLEN, las estrellas o soles que se encuentran en otras dimensiones espacio temporales del universo pero que ejercen influencia como parte de un todo armónico del WENU MAPU o cosmos mapuche.

TOKI KURA, o hachas de piedra, denominación que reciben los meteoritos, verdaderos fragmentos de cuerpos sólidos que existen en el universo. La caída de un TOKI KURA era de buen augurio pues representaba un destino, poder de quien naciera a la vida en el LOF, es así que se dice que cuando nació LEFTRARU O LAUTARO o Lautaro los sabios vieron caer un TOKI KURA que le fue entregado cuando asumió la dirección del pueblo en la lucha de liberación, lo mismo se dice de cuando nació KAPLANG hijo del gran MAGUIL WENU.

WIKA KA LEUFU, nombre mapuche para identificar la vía láctea, corresponde al lugar donde se encuentra nuestro NAG MAPU y los sabios lo veían como un gran río aplastado por un guerrero ancestral quien venció a las fuerzas negativas que habían logrado trascender al principio del todo, el origen del universo.

GUL POÑY, que se traduce como montón de papas, corresponde a la constelación conocida por los occidentales como las Pléyades, los sabios decían que regia la producción de alimentos tales como cereales, leguminosas y tubérculos, también se le conoce como la gallina con sus pollitos.

PUNON CHOIKE, la huella del avestruz, así se identifica a la constelación de Orión lugar considerado por los kimche o sabio como mágico y sagrado, era estudiado por los conocedores e iniciados en las ciencias ocultas mapuche ( de lo cual no se me esta permitido hablar) tan solo podemos agregar una mística relación con la danza del CHOIKE PURUN en la cual se alcanza la experiencia de un vuelo místico de comunicación con lo absoluto donde se pierde la noción del tiempo y aparecen seres y personas ancestrales los que otorgan un poder inigualable y enseñan como ampliar el sentido del ser más allá del horizonte visible.

WENU MAPU, es el universo, el cielo, el territorio donde habitan los antepasados y adonde llegaremos quienes no transgredamos las leyes y el orden natural de las cosas convirtiéndonos en halcones o cóndores del sol.

Esto corresponde a un reducido rescate del conocimiento y sabiduría mapuche pero, sin embargo, de una gran importancia para reconstruir nuestra ciencia como patrimonio colectivo de un pueblo cultura originaria.

El PELOM ésta despertando el PULLU de la gente de la tierra, por ello mirando al pasado y sabiendo que teníamos, y quienes éramos, podremos construir el futuro, por que en el pasado éramos más sagrados, más espirituales.

5 comentarios:

Francisco Marquez dijo...

grax me sirvio de artox

Francisco Marquez dijo...

cxdxdxddxdxx graxxxxxxx x100pre

Francisco Marquez dijo...

grax me sirvio de artox

felipe aguayo dijo...

Para la cultura mapuche la ciencia es entendida como un todo armónico, el universo se ve como un gran ser vivo que regula su propio ser y que utiliza las energías para auto regenerarse y manifestarse reproduciéndose en cualquiera de sus dimensiones ya sea en este mundo material o NAG MAPU o en el mundo intangible o metafísico el WENU MAPU, lugar donde van los que fueron CHE o gente después de su paso por el ciclo de la vida terrenal.



muchisimas gracias me ayudo a entender la complejidad de la existencia, la complejidad a travez de la simplicidad de la vida

Unknown dijo...

Qué maravilloso poder tocar un poco el inmenso saber de la Gente de la tierra